ROSADITO EN CORTO * ENTREGA EN DOS HORAS DIRECTAMENTE EN TU PUERTA * LUNES A VIERNES 10 AM - 6 PM * SOLO CDMX

Vino en lata: ¿Qué es y por qué deberías probarlo?

Escrito por: Equipo Editorial Rosadito

|

|

Tiempo de lectura 5 min

Estamos acostumbrados a ver al vino en su presentación más común: una botella de vidrio. Sin embargo, no es el único envase apto para esta bebida. ¿Has oído hablar del vino enlatado? 

Es una nueva tendencia que pisa fuerte el mercado del vino y aquí te contamos todos los detalles que necesitas saber para qué así el vino en lata se convierta en tu nueva bebida favorita.  

¿Qué es el vino en lata?

El vino enlatado es una tendencia que comenzó a sonar más fuerte en el año 2019, y se trata de sustituir la clásica botella de vidrio por una lata de aluminio.

El vino en lata se asocia más a vinos jóvenes, es decir, aquellos que no pasan por barrica y pueden consumirse durante el mismo año de cosecha o el siguiente. Por eso, es más común que los vinos con este tipo de empaque sean vinos blancos y vinos rosados, en lugar de tintos.

Esta presentación se creó con la intención de aumentar la accesibilidad al mundo del vino para los nuevos consumidores, sobre todo, para los millennials, quienes tienen hábitos de consumo que se inclinan más hacia los productos prácticos, con envases alternativos, listos para abrir y beber.

De esta manera, las tradicionales bodegas de vino vieron que había un mercado joven al que no llegaban y que estos consumidores tenían preferencia por bebidas energéticas o gaseosas con azúcar. Así que adoptaron esta nueva presentación, que hace que el público perciba el vino como un producto original y accesible, siendo más fácil de servir y compartir.

Su acogida ha sido tan buena que se estima que el tamaño del mercado mundial de vino en lata se valorará en USD 571,8 millones para 2028, expandiéndose a una tasa de crecimiento anual compuesta del 13,2 % durante ese periodo, según el reporte de Grand View Research.

Sabor del vino enlatado: ¿se altera o no?

Lo primero que debes saber es que el aluminio es un buen contenedor para el vino. No se oxida por contacto con la luz, a diferencia de la botella de vidrio, además la lata es completamente sellada, es decir, no permite la entrada de oxígeno.  

Además, este tipo de envase es recomendable para un vino joven, como es el caso de Rosadito, el primer Rosé en lata de México. Su consumo está destinado a máximo un año después de la cosecha.

Generalmente, los vinos jóvenes no requieren tiempo de añejamiento o de maduración. Pasan por un proceso de fermentación y luego de estabilización (fermentaciones secundarias, filtración y estabilización a frío), para luego ser embotellados o empaquetados. 

Es por ello que para un vino fresco, frutal y ligero, la lata es perfecta y no altera su sabor.  

En el caso de vinos tintos y algunos blancos de evolución, el proceso es muy diferente.  Después de fermentar pasan a un proceso de añejamiento o reposo en donde el vino respira y evoluciona. En estos casos, los vinos si requieren estar en botellas selladas con corcho para que respiren durante el proceso. 

Es por ello que los vinos tintos, no suelen evolucionar bien en lata. Puede haber vinos tintos jóvenes y ligeros, pero los vinos tintos tienen taninos que no se desarrollan de manera positiva en la lata. 

Ahora bien, al igual que el vino de botella, el vino de lata tiene un tiempo de caducidad. Estamos hablando de un año y medio de vida, aproximadamente. Luego de este tiempo el vino va perdiendo poco a poco su carácter aromático, aunque esto no quiere decir necesariamente que se dañe.

En conclusión, el vino enlatado conserva su sabor y calidad, así que dale una oportunidad y atrévete a probarlo, sobre todo, si son rosados o blancos.

¿Por qué elegir un vino enlatado?

Son muchas las razones por las cuales es mejor escoger un vino enlatado: su precio y su comodidad al transportar son algunas de las ventajas. Pero si aún no estás muy convencido de esta novedosa presentación, aquí te dejamos varias razones para elegir un vino en lata: 

  • Producir una lata de vino conlleva una huella de carbono menor que la producción de una botella de vidrio, porque más del 60 % de su material es reciclado y puede seguir reciclándose. Así que es una opción si tu intención es ayudar al medio ambiente.‍
  • Con esta nueva forma de tomar vino te olvidas del sacacorchos y las copas de cristal, lo que simplifica la logística en tus salidas o eventos sociales, especialmente cuando son al aire libre y en ocasiones más relajadas.
  • Son más económicas que las botellas de vino. Además, la lata de aluminio es más sencilla de reciclar que una botella de cristal.
  • Su formato de consumo es individual, ideal para las personas que buscan un ritmo de consumo adaptado a sus necesidades, y no quieren descorchar un vino embotellado solo para consumir un par de copas. 
  • Al ser una presentación de consumo individual, en las reuniones no es necesario ponerse de acuerdo con los amigos o familiares sobre cuál es la botella que se va a abrir. Por ejemplo, si una amiga quiere vino rosa y tú quieres vino blanco, con esta nueva presentación cada uno puede elegir su vino en lata. Tampoco tienes que preocuparte por cómo debes conservar de manera adecuada el vino restante y por un precio más accesible, puedes probar más variedades de vino.
Rosadito, el primer rosé en lata de México
  • El vino en lata suele estar a una temperatura más baja que el vino de botella, debido a las propiedades del material, el cual permite mayor disipación del calor durante su consumo.
  • El vino enlatado es mucho más ligero y es más sencillo de transportar que una botella de vidrio. Por lo tanto, las personas pueden llevarlo con mayor facilidad a pícnics y a conciertos en los cuales el vidrio suele estar prohibido.
  • Se trata de un mercado nuevo que está en crecimiento y tiene buen pronóstico para los próximos años. Según los datos recolectados hasta ahora, en unos años el vino en lata podría llegar a consumirse en las mismas cantidades que la cerveza.

El primer vino rosado en lata de México

En países como Estados Unidos o España el vino y las sangrías en lata han tenido una gran acogida. Marcas como Zeena, han logrado conquistar el mercado español con sus distintas propuestas de vino vegano

Por otro lado, en México poco a poco se ha adaptado a esta nueva forma de consumo de vino y hay varias propuestas interesantes en el mercado, una de ellas es Rosadito, el primer vino rosado mexicano en lata. Si aún no lo has probado, checa las características que lo hacen único, más allá de su empaque:

  • Rosadito es de los mejores vinos rosados del mercado, ya que no contiene sulfitos agregados, ni azúcar añadida, por lo que suele ser una opción mucho más saludable.
  • Durante su elaboración se utiliza una prensa ligera ideal para obtener un vino de tonos claros y asalmonados.
  • Tiene una sutil acidez y una burbuja suave que lo hace muy refrescante y espumoso. Por lo que es perfecto para acompañar distintas ocasiones.
  • Se fermenta en acero inoxidable y una vez que se produce, pasa directamente a la lata
  • Se elabora de manera sustentable, con la menor intervención en los procesos, de hecho su lata es reciclable. Cada lata que creamos en Rosadito es un reflejo de lo que somos.
  • Es un tipo de vino ideal para un pícnic con amigos al aire libre o para una escapada a la playa con tu pareja y va perfecto con unos tacos.  

Ahora que ya tienes toda la información sobre qué es el vino en lata, el siguiente paso es probarlo. Empieza por Rosadito, entra a nuestro sitio web y ¡pide el tuyo ahora!

Articulos relacionados

Compártelo en tus redes sociales:

¿Quiénes somos?

Creamos Rosadito para capturar la esencia de México con frescura y conveniencia en mente. Nuestra lata es exactamente para dos copas de vino, y nuestro vino es aromático y fácil de beber.

Anterior Siguiente